La realidad de la impresión 3D

comida-en-impresoras-3d

La tecnología de impresión en 3D, es una tecnología que se encuentra en desarrollo desde hace años, y es por este motivo que cada vez es más accesible para todas las personas, ya que existen infinidad de posibilidades al momento de desarrollar tus proyectos 3D, porque no solo se pueden utilizar para desarrollar prototipos, sino que puedes utilizarlas para crear objetos decorativos para tu hogar como se muestra en este enlace, pero yendo más allá aún esta tecnología puede verse en algunos casos limitada, a pesar de tener grandes ventajas.

En primer lugar existen muchas impresoras 3D en el mercado actual, las cuales pueden ser adquiridas por muchos usuarios, teniendo precios que en muchas ocasiones están por debajo de los 1000 dólares, sin embargo también existen otras impresoras que tienen un costo mucho más elevado, pero esto depende de la tecnología que utilicen y de la calidad que nos brinda al momento de imprimir, ya que para obtener una calidad sobresaliente en este campo se debería optar por una impresora de tecnología SLS, las cuales generalmente cuestan 5000 dólares o más, por lo que no todos los usuarios pueden adquirirlas, por lo cual deben acceder a una impresora FFF que da una calidad un poco inferior.

Aparte del precio de las impresoras, que en algunos casos puede ser beneficioso y en otros casos puede ser demasiado alto, también se debe tener en cuenta que la gran mayoría de las impresoras 3D tienen un volumen de impresión limitado por dimensiones, estando limitadas en general a unas dimensiones de 200x200x200mm, por lo cual la impresión 3D te servirá para desarrollar tus proyectos pequeños, o simplemente para imprimir adornos que puedes utilizar en tu hogar, pero si tu plan es imprimir cosas grandes como por ejemplo un scooter no podrás hacerlo porque las dimensiones estarán limitadas.

Aunque las impresoras convencionales tienen un límite bastante pequeño en el volumen de impresión, también existen impresoras de tipo industrial que pueden llegar a imprimir volúmenes de hasta 2 metros, pero el problema de estas impresoras es que su precio está fuera del alcance de la gran mayoría de usuarios, ya que sus precios van desde 100.000 dólares hasta 1 millón de dólares, por lo que es poco práctico al momento de requerir impresiones de gran tamaño, debido a que son impresoras diseñadas específicamente para el ámbito industrial y no para el uso doméstico.

Las impresoras que utilizamos normalmente para imprimir nuestros proyectos en 3D, manejan un solo tipo de material a la vez, el cual se puede cambiar entre una impresión y otra, sin embargo este tipo de impresoras no permiten la fusión de dos materiales en una misma impresión, aunque la realidad es que actualmente las impresoras de gama alta si pueden realizar este tipo de trabajos, porque cuentan con varios cabezales para el manejo de los materiales, las impresoras comunes que son de la rama económica no pueden hacer esto, pero por su costo es la mejor opción al momento de realizar cualquier tipo de impresión.

A pesar de que las impresoras económicas no nos ofrecen tantas ventajas como las impresoras industriales, si es cierto que para la mayoría de proyectos este tipo de impresoras es suficiente, debido a que en muchas ocasiones requerimos simplemente realizar un prototipo de un producto, que por lo general no será el producto final, sino que simplemente lo utilizaremos para dar a conocer nuestro proyecto, y en los cuales la calidad no influye mucho al momento del acabado del mismo, siempre que sea un diseño simple, que se pueda manejar con una resolución de una impresora estándar que por lo general es de 50 micras.

Sin embargo, algunos prototipos pueden requerir una resolución de impresión más precisa, y necesitaremos imprimirlos hasta 16 micras, para lograr un alto nivel de detalle en nuestros modelos, sin embargo para imprimir en esta resolución se requiere de una impresora de gama alta, por lo cual no podrás tenerla en tu casa, y tendrás que recurrir a un tercero para que te imprima tu proyecto, pero realmente la impresión no te resultará tan costosa como comprar este tipo de impresoras, por lo que si manejas este tipo de proyectos de manera ocasional no es necesario tener un impresora costosa.

En conclusión, las impresoras 3D convencionales que todos podemos tener en nuestra casa, nos ofrecen la ventaja de ser bastante económicas, además de permitirnos desarrollar nuestros proyectos de una manera rápida y logrando obtener prototipos o productos de decoración terminados de una calidad aceptable, sin embargo, cuando hablamos de proyectos muy ambiciosos que requieren una calidad superior, y que el acabado sea el mejor si tendremos que recurrir al uso de una impresora de alta calidad, la cual no podremos tener en casa puesto que su costo es limitante para la mayoría de usuarios, por lo que estos proyectos tendrás que mandarlos a imprimir.